Volver

Mucho más que sexo

Tú sabes que nunca es 1+2 = placer, siempre existen variables. La sexualidad sana es una práctica a la que te invitamos desde nWs y aquí tienes algunos tips para mejorarla.

Primero, algunos datos preocupantes. Se estima que el bajo deseo sexual afecta a un 34% de las mujeres y a un 16% de los hombres. La disfunción eréctil afecta entre un 36% y un 53% de los hombres y la eyaculación precoz afecta entre un 36% a un 38% de esta  población. Parece que una sexualidad sana no está dentro de nuestras prioridades.

La sexualidad es más que el sexo. Besos, abrazos y mimos forman parte de una relación sexual y pueden ser tan satisfactorios como el mismo coito. También hacen parte de esta el universo que son las relaciones afectivas y los sentimientos. Además hay que sumarle el aspecto cultural, a veces como generador de ideas falsas, miedos y tabúes.

Pero vamos paso a paso, una sexualidad sana comienza precisamente en la salud física. El buen funcionamiento del cuerpo es indispensable para tener un buen desempeño sexual, no olvides incorporar en tu vida los siguientes hábitos:

• Lleva una alimentación sana. Una dieta adecuada ayuda a prevenir enfermedades y a mejorar la calidad de los espermatozoides.

• Haz ejercicio. Esto mejora el rendimiento sexual, reduce el riesgo de disfunción eréctil y la eyaculación precoz.

• Atención médica. Una vez al año visita al doctor para un chequeo rutinario. Algunos descuidos o enfermedades pueden causar desde bajo deseo sexual, hasta fatiga o impotencia.

• Higiene mental. El estrés, la ansiedad, la depresión y otras dificultades emocionales afectan la vida sexual.

Hay que entender que el sexo es una faceta humana llena de placeres y alegrías, pero también a veces llena de tristezas y decepciones. Es una parte esencial de nuestro desarrollo físico, mental y espiritual, y es por eso que hay que procurar llevar una sexualidad sana y consciente. Por supuesto, desde nWs siempre te recomendamos buscar ayuda profesional, si sientes que tu vida sexual no te llena.

El tratamiento apropiado ayuda a mejorar la vida sexual, no tengas dudas de eso. Está en tu poder vivir una sexualidad sana. No descuides esta faceta tan importante de la vida. Una sexualidad saludable nos permite disfrutar de una vida plena.